Manolo Blahnik

22:58 Fran Ibáñez Gea 0 Comments



La humildad en la persona de un artista se traduce en la grandeza de sus creaciones. Así podríamos decir que Manolo Blahnik, en la virtud de su genio, ha aportado al mundo un sello distintivo que pisa firmemente. 

La original obra del canario es mostrada en una exposición en el Museo Nacional de Artes Decorativas en Madrid. Una colección que recoge el entusiasmo, la originalidad y la precisión de su estilo en cada tacón que eleva o cada tela, que de una forma u otra, envuelve con delicadeza y cortesía un Blahnik. Toda mujer que camine con ellos puede sentir la satisfacción de calzar una joya que la hace única. Como el maestro Machado decía: caminante no hay camino, se hace camino al andar, si lo que llevas en los pies tiene tantísimo glamour, la confianza te nace sin permitir dar un paso en falso. No hay espacio a las dubitaciones. 

Después de que Sarah Jessica Parker los anhelara en Sexo en Nueva York o una filmatografiada Maria Antonieta tuviera la deferencia de usarlos con su camarilla junto al resto de lujosos gustos, la demanda de estos zapatos, que hasta entonces eran para las damas europeas, especialmente británicas, tuvo unas dimensiones que llegaron a todos los puntos del globo. El cine fue una plataforma de impulso que ha puesto el nombre del diseñador en boca de todos. 

Manolo ha trazado un sendero colorido, risueño, medido y alabado. Se ha desenvuelto en su trayectoria con los más grandes en el mundo de la moda y el espectáculo, ámbitos que se trenzan bajo una misma inspiración. No olvida sus raíces hispanas y las lleva por bandera. Y su trabajo, arduo y estricto, ha sido capaz de conquistar una de las cimas de la moda femenina. 


Esta última imagen refiere a un modelo de calzado que hizo en homenaje a Lola Flores -en la imagen también una de las peinas de la artista cedida para la exposición por su familia-. Las mujeres del sur siempre han sido por su elegancia y pasión iconos y musas para Blahnik. 


MANOLO BLAHNIK

Museo Nacional de Artes Decorativas
C/ Montalbán 12, Madrid

0 comentarios:

Manuel Pertegaz

17:58 Fran Ibáñez Gea 0 Comments



Manolo era caro, pero era el mejor

Recuerdo estas palabras de la condesa viuda de Romanones cuando aún no conocía bien la obra de Manuel Pertegaz. Su nombre era un redoble de campanas en la boda real cuando vistió a la Reina Letizia. El modisto veterano que sobrevivía a los tiempos que atrás quedaron de glamour y buen gusto. Don Manuel, sin lugar a dudas era de los mejores, porque la moda española siempre tuvo unos hijos que supieron bordar con hilos de oro. 

En esta exposición que ofrece el Canal de Isabel II en Madrid, se recogen modelos que narran la historia viva de este país en cuerpos de mujer que fueron vestidos por Pertegaz. Un tiempo discreto donde las más afortunadas podían lucir su personalidad, su carácter, su firmeza tras haber pasado por el taller del modisto. La moda entonces tenía sentido. Francisco de Zurbarán en cada cuadro que pintaba usaba las telas con una delicadeza tan meticulosa y delicada a cada lienzo que fue fuente de inspiración para toda esta generación de 'grandes genios de la moda ibérica' como fueron Balenciaga, Raphael Couture, Ana de Pombo, Antonio Cánovas del Castillo, Julio Laffitte o el mismísimo Manuel Pertegaz Ibáñez. 

La afinidad; la intimidad que se encuentra y vislumbra sensorialmente con la apreciación de cada vestido, parece resaltar el momento y el lugar en el que fueron llevados. La colección demuestra una evolución de la moda en cada pieza expuesta, una representación espectacular de la labor del modisto y un recorrido por un pasado artístico impresionante. Don Manuel sabía que llegar a la perfección era complicado, pero eso nunca evitó que cesara de perseguir rozarla continuamente. 





 MANUEL PERTEGAZ

Sala Canal de Isabel II
C/ Santa Engracia 125, Madrid

0 comentarios:

Revolutionary kilt

7:31 Fran Ibáñez Gea 0 Comments




Un kilt es toda una institución; una prenda que acoge en su sencillez la elegancia. Desde las más altas cumbres escocesas, su aire minero y rudo la envuelve en valentía y bravura. Evoca un tiempo atrás donde su popularidad quedó restringida a los encuentros de caballeros elitistas. Su formalidad había sido y es la seña del respeto y honorable posición de la que goza. Años después, aquellos jóvenes revolucionarios se apropiaron de las tradiciones de sus padres y las llevaron a la calle de la mano de subculturas como el grunge, punk o gótico. 

La falda es un instrumento revolucionario. Hizo presas a las mujeres, hasta que Cocó Chanel las vistió de pantalón, las vistió de hombre. Y ese concepto preocupante de cliché y estereotipos en el que se repartió el armario y la ropa que había dentro para unos y para otros es cuanto menos preocupante. La moda es transgresora. La moda no puede entender de esa superficialidad y banalidad. El arte de ver al ser humano desnudo y envolverlo en cuanto a su figura y a leyes estéticas naturales es la base de su creación.  

Vestir falda -en un hombre- es asombroso. Es un acontecimiento que despierta curiosidad. Ir por la Gran Via de Madrid con kilt un sábado por la tarde es querer ser objeto de todas las miradas. Pasar miles de escáneres visuales y escuchar comentarios susurrantes. Cuando Federico García Lorca, Margarita Manso, Salvador Dalí y Maruja Mallo entraron a la Puerta del Sol y se quitaron el sombrero, salieron de allí a pedradas. Las Sinsombrero, a partir de entonces así llamadas a aquel grupo de mujeres maravillosas que fueron escondidas del resplandor de la generación de 27, transgredieron y atacaron pacíficamente los cánones de orden establecidos en la sociedad. Es intolerable que nuestra cultura esté envenenada de prejuicios que atenten contra un igual. 

No se puede permitir un solo paso en falso. No se le puede dar cuartel a la intolerancia. 
Lo importante de la vida no es cómo vayas vestido por fuera, sino cómo te encuentres por dentro.







Gafas de sol  -  HUGO BOSS
Americana  -  ZARA
Camiseta  -  PULL&BEAR
Kilt  - ARCHIEBROWN&SON


Fotografía  -  @rebecagallegog

0 comentarios:

Debod

20:23 Fran Ibáñez Gea 0 Comments





Mucho antes de que el Sol nunca se pusiera en el imperio, éste ya era honrado en este lugar acariciado por las aguas del Nilo. 

Las dunas mudaban su piel en cada tormenta, regenerando su imagen, renaciendo una y otra vez en el eterno desierto de Egipto. Sólo el viento mandaba formar colinas en un sitio u otro de arena tan brillante como el oro, tan oscura como las tinieblas. Después de miles de años, los bloques que lo alzan viajaron en gratitud por el socorro de Abu Simbel. 

Madrid fue su nuevo enclave, guardando su orientación hacia el Oeste y haciendo que el agua lo custodie para que pueda recordarse en su reflejo. Dejando que allá en el horizonte, antes de que muera el sol, puedan sus dos puertas ser cañones de luz al misticismo y embrujo de los faraones. 

Egipto y España sellan el Mediterráneo de uno a otro costado. 
Y en este templo ambos se funden. 







Gorra -  NIKE
Total look - LEFTIES

Fotografía  -  @rebecagallegog

0 comentarios:

Dov'è la tua seduzione

11:49 Fran Ibáñez Gea 0 Comments






Alejarse de todo es necesario. Respirar aires nuevos y poner tierra de por medio. Desaparecer para encontrarte contigo mismo. Buscarte. Un auténtico desafío. Y cuando menos te lo esperes enfrentarte a un espejo y mirarte a los ojos, como si el reflejo fuera una puerta a aquel recuerdo, donde el azabache de tus pupilas estaban fijadas en el sitio más bonito del mundo: en el iris azur del corazón. 

La vida es un atrevimiento. Es tan humilde como extravagante. Es la golondrina que sale al amanecer del verano a surcar con una limpia danza la luz estrenada del cielo. La vida es caprichosa y rebelde, dispuesta a echarte un pulso cuando menos lo merezcas. Es una copa de vermú sobre una baranda envuelta en el azahar de los galanes. La vida es arrogante y sublime, como una ola tempestuosa cuya grandeza va a morir suicida a la orilla, junto a todas las demás pequeñas que apenas gritan un susurro al acariciar la arena mojada. La vida es un guion improvisado que da mil vueltas, al que espero que todas sus corrientes sólo me alcen sobre mis convicciones. La vida te suelta en manos de un joyero para que un diamante en bruto golpe a golpe saque el brillante amantísimo que esconde. La vida hay que cogerla con rabia. Hay que devorarla y amasarla. Hay que desentenderse de todo aquello que sólo hace ruido. De lo molesto. Aprender a amar lo grotesco. Discutir lo bello. 

¿Dónde te dejaste la seducción? 
Nunca te la dejes en casa, porque no sabrás cuando más la vas a necesitar.
La vida es vida cuando la vives con arraigo, con afán, con pasión.

Pero hay momentos en los que es bueno dejar la vida pasar, 

Laissez faire, laissez paser

Porque la vida es aquello que pasa y nunca se detiene. 





Fotografía: Ángela Caballero García

0 comentarios: