Catarsis

22:38 Fran Ibáñez Gea 1 Comments




Cuando uno vuelve a la tierra que lo vio nacer y crecer, un sentimiento cálido lo asalta. 
Y más el desandar las calles en las que tantos pies pusimos, correteando, a cuclillas. En ella pasé media vida entre unas cosas y otras. Mi colegio. El conservatorio. La monumental catedral de gárgolas y cañones. Doy gracias a que esta fuera uno de los lugares que más recuerdos me trae. Me veo en todos estos años pasados, desde los noventa hasta ahora, y me sigo reconociendo en ese niño que se mira en un espejo y en el reflejo de sus ojos azabache ve al mismo chaval pequeño. 

Volver para desconectar. Para dejarse hacer. Para darse tiempo. 
Antigua catarsis, que entre albas y arreboles, en el retiro de mi juventud hace brotar el ingenio. 




Jersey y abrigo  -  SPHERA
Pantalones  -  HyM
Gafas  -  CARRERA



1 comentarios:

Pequeños tesoros

13:48 Fran Ibáñez Gea 0 Comments


Aún recuerdo cuando intercambiábamos en una bolsa de chuches los tazos de Pokemon en el colegio. Montones y montones de ellos. Una bolsa de pelotazos y fantasmitas por día. Ahí es nada. 
Pegatinas y álbumes de vicio y sorpresa. Las cartas de Yu-Gi-oh. 

Ya apuntaba a maneras. Se incubaba por aquel entonces el interés por la colección. Hasta que un día, encontré en casa un bote con pesetas de Franco que almacenaba mi padre en un cajón. Por aquel entonces sólo sabía del caudillo que era un cabezón calvo que se repetía en las monedas. Hubiera preferido no saber más. Cuando le pillé el gusto a eso de clasificar me hice de aquellas y sumé otras más. El interés es un germen asombroso. Todo se puede conseguir. Y me especialicé en las españolas. Poco a poco. Ahí es nada. 

Otros de mis tesoros, son mis libros. Numismacia y literatura. 
Y por supuesto, mis Diarios, que son mi memoria y el lugar al que acudo para nutrir de realidad mis novelas desde que una increíble (más que) amiga me regalase el primero de todos por mi 18º cumpleaños. 

He aprovechado toparme con cuatro viejas cajas para compartir con todos ustedes una parte de mí.
Todos tenemos nuestros pequeños tesoros. Estos son los míos ¿Y los tuyos? 


0 comentarios: